Blog

VIGO, 6 DE AGOSTO DE 2020

PREPARANDO EL CURSO 2020-21

Cursos de formación teatral para todas las edades y niveles, consulta nuestra oferta. Para una información más personalizada, contacta con nosotros en el 986120024 o 686862015, o través del correo electrónico contacto@imaxinatea.es.

Una práctica artística que mejora la condición física, combinando la música con movimientos rítmicos destinados al desarrollo de las capacidades coordinativas y rítmicas. Esta actividad disfruta de un gran trabajo, asimilando y aprendiendo cómo las diferentes disciplinas artísticas caminan de la mano.

A través de una didáctica basada en el autodescubrimento, la exploración, la improvisación y la composición, cada discente tiene la ocasión de aprender creando.

La Pedagogía del Canto no se trata de una disciplina estrictamente musical, sino además, funcional y fisiológica, en el
sentido de que aprovecha todas las posibilidades físicas de nuestro cuerpo que directa o indirectamente se vinculan a la producción de la voz.

La práctica vocal contribuye en gran medida a crear hábitos de higiene física y mental, permitiendo un desarrollo personal
sano, el aprecio del cuerpo y su bienestar, una mejor calidad de vida y unas relaciones interpersonales basadas en la
autoestima de las personas.

El perfil del alumnado es de muy variado espectro en cuanto a edad, intereses, ynecesidades vitales se refiere. Del mismo modo, cada alumno/a posee una voz única e irrepetible pues nace y muere con él/ella. La enseñanza del canto requiere, por tanto,
la adaptación continua a nivel de desarrollo del instrumento, más una valoración de la madurez psíquica y emocional del aprendiz.

 

 

VIGO, 4 DE JUNIO DE 2020

Proporcionamos recursos interpretativos centrándonos en el  desarrollo de la expresión de una manera activa y dinámica, potenciando la sensibilidad, las posibilidades creativas y la capacidad de descubrirse a sí mismo, para expresarse con espontaneidad y plenitud.

 

VIGO, 27 DE MAYO DE 2020

¿Cómo financiar un proyecto colaborativo?

Es posible que algunos/as de vosotros tengáis un proyecto profesional en mente y queráis desarrollarlo en un centro de trabajo colaborativo.

 

 

Os dejamos esta noticia de interés para quiénes estéis interesados en alquilar un espacio de trabajo que se adapte a vuestro proyecto..

 

El concello de Vigo ha publicado las “BASES REGULADORAS PARA EL FOMENTO DEL EMPRENDIMIENTO Y LA CONSOLIDACIÓN EMPRESARIAL, A TRAVÉS DEL TRABAJO COLABORATIVO”, publicado en el BOPPO, Nº 95 del 20 de mayo de 2020.

 

PINCHA AQUÍ PARA VER EL BOPPO, Nº95 DE 20 DE MAIO DE 2020

¡Una buena oportunidad para iniciar tu proyecto profesional!

VIGO, 25 DE MAYO DE 2020

TEATRO Y EDUCACIÓN

 

 

¿Por qué hacer teatro?

El teatro como herramienta pedagógica, el teatro como herramienta de comunicación, el teatro como terapia, el teatro como medio de conciencia social, en cualquiera de sus formas,  hacer ejerce una poderosa fuerza en el proceso de formación de las personas, vinculando su formación con conceptos como, mundo, país, nación sociedad y hombre. Además hace que el alumno/a comprenda lo importante que es el trabajar en equipo y olvidarse de indiviualidades. El teatro en la educación ofrece una herramienta de comunicación con el estudiante, con su entorno social.

Se puede justificar la influencia positiva de la práctica teatral en el proceso educativo a través del desarrollo de los siguientes aspectos (Cutillas, S. V. 2005):

  1. Permite el desarrollo armónico de la personalidad en sus dimensiones: cognitiva, afectiva, psicomotriz, moral y estética.
  2. Facilita la socialización y el trabajo en grupo: la prosocialidad, integración, prevención de la violencia.
  3. Constituye una base para la expresividad: emocional, escrita, oral, corporal, plástica, musical.
  4. Desarrolla la sensibilidad estética: el buen gusto, la afición por el arte.

El teatro a través de su actividad dramática es un medio para que los niños/as y jóvenes, vean la vida de otro modo. La sociedad en la que vivimos hace que las nuevas generaciones, vivan en un estado permanente de ansiedad. Esto tiene que ver mucho, con la cultura del “zapping”, es decir ver mucho pero no analizar nada, siempre pendientes de alcanzar algo nuevo es rápido, con poco esfuerzo. El teatro puede ayudar a relajar este estado de ansiedad, pues ayuda a observar, pensar, analizar los diferentes caminos y posibilidades. “La vida cotidiana está condenada a la miseria sensorial, a la cacofonía industrial, a la sobrecarga publicitaria y, en suma, a la saturación de estímulos insignificantes. En nuestro mundo actual puede decirse que la vulgaridad, lo reiterativo, lo insípido, constituye algo más que un mero accidente. Se trata del rostro «natural» que impregna casi toda la vida.” (Miravalles, L.,1998).

En el juego dramático, el alumno/la explora a través de la expresión corporal (desplazamientos, gestos, movimientos, etc.), expresando diferentes sentimientos y/o ideas, experimentando comportamientos diversos. De esta forma amplian el conocimiento de sí mismos y de los demás: A través de los juegos los alumnos/as dan salida a sus problemas más internos. Estos problemas pueden ser difíciles de expresar para ellos, pero a través del juego dramático todo resulta más fácil. Los problemas de agresividad, de autoestima, de relación con los demás, tanto amigos como familiares, surgen a través del juego. En el desarrollo de la práctica teatral se sumergen en otros personajes con otras emociones y sentimientos y esto hace que analicen y que reflexionen. El teatro puede ayudar en el proceso de maduración. “En el ámbito psicoafectivo, hacer teatro ayuda a la exteriorización de conflictos internos, la desaparición de bloqueos e inhibiciones mentales y físicas y a conseguir equilibrio psicológico.” (Cutillas, S. V. 2005)

El teatro no puede ser una práctica individual. Se hace en un contexto social, ante la mirada del otro. La práctica teatral requiere respetar al compañero, estar pendiente para dar una réplica, responder ante las propuestas de los demáis… Por otra parte, las personas que practican teatro suenen necesitar arriesgarse emocionalmente abrirse a nivel creativo ante los compañeros, por lo que el respeto es una condición básica del ambiente de trabajo, se crean unos vínculos especiales entre los participantes que suelen ir más allá de los horarios de práctica. Es por eso que mucha gente que se desplaza a vivir a una nueva población recurre a los grupos de teatro para integrarse en la nueva comunidad.
Según (Cutillas S. V. 2005), el teatro puede ser útil para exteriorizar instintos belicosos sin causar daño, de la oportunidades de intergrar a los alumnos/las con menos capacidades intelectuales, también atiende las necesidades de alumnos/las con discapacidades. Además no es necesario que todos actúen, hay muchas labores que se pueden hacer en teatro, dramaturgia, escenografía, atrezzo, música…..todo tiene cabida.

A veces pasa, que alumnos/as que no llevan bien sus estudios, en las clases de teatro encuentran un espacio donde destacan, donde se desarrollan con facilidad, esto aumenta su autoestima y provoca una mejora en sus resultados académicos Alumnos/as que vienen de situaciones sociales más desfavorecidas, a través del teatro pueden experimentar otras situaciones, lo que les puede ayudar a ver la vida de otro modo. En referencia a integración del alumno/a con discapacidad, las clases de teatro ayudan a que se sienta uno más del grupo. En el trabajo en equipo no hay éxito individual, sino colectivo. Todo el grupo es un equipo y todos llegarán a alcanzar el objetivo, el éxito es de todos y para todos. Además el teatro es un elemento dinamizador para organizar fiestas del curso, semanas culturales, intercambios con otros centros, etc. Por otro lado, en esta sociedad en la que transitamos casi siempre con mucha rapidez, donde estamos sujetos a estímulos constantes a través de la televisión, a través del mundo comercial, se hace necesario un espacio donde pararse a pensar y sentir. El mundo tiende a una especie de insensibilización. Los niños hacen el que ven a su alrededor. Con el teatro se puede construir un espacio para la sensibilidad y para la reflexión. El teatro también ayuda al enriquecimiento de la inteligencia emocional. Además a través de la práctica teatral se pueden trabajar diferentes competencias educativas: “Expresión y creatividad permiten igualmente desarrollar la expresión corporal, la expresión escrita y la expresión oral; sin olvidar el desarrollo de la imaginación, de la espontaneidad, de la comunicación, de la voz, de la improvisación, de la experiencia humana y de otros aspectos.” (Torres,. J., 1997)

La comunicación es imprescindible para llevar adelante una práctica teatral. La comunicación entendida en el sentido más amplio de las posibilidades de los seres humanos. Porque es importante la comunicación oral, no solo entre los personajes representados, sino con los compañeros que representan esas otros personajes y el público que pueda presenciar la representación-improvisación-práctica; porque es importante la comunicación emocional, ya que es imprescindible comprender el plano emocional de los personajes y de las situaciones representadas, para poder transmitir el sentido acomodado al que se expresa de forma oral; porque es necesario comprender y dominar la expresión corporal, para transmitir lo que los personajes sienten; porque se puede trabajar (y se trabaja) la creación artística a través de la creación de textos, a través de la música… ampliando la formación artística de los participantes y estimulando su creatividad.

Por último afirmar que las clases de teatro ayudan a desarrollar la sensibilidad artística, ayuda a valorar el arte en general, desde el momento en que una persona se involucra en un proyecto teatral debe desarrollar su sensibilidad (tanto introspectiva, para adecuar su trabajo interno al resultado que se persigue, como la sensibilidad artística para valorar el resultado y calidad del trabajo que un grupo está poniendo sobre el escenario). A través de la práctica se desarrolla un sentido crítico que permite valorar mejor tanto el trabajo personal cómo lo de los demás, así como apreciar de otra forma espectáculos profesionales de las artes escénicas. Desgraciadamente aún existen muchos padres y madres que ven en las práctica teatral una pérdida de tiempo, o al menos no le dan el mismo interese que la otras materias.

A  veces en las colegios se desarrolla en exceso una formación puramente intelectual y académica, olvidando por completo la formación artística. Además la nueva Ley orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE), también fomenta este pensamiento. “Existe, en efecto, originariamente en el hombre una potencialidad creativa que, en el curso de su llamada formación, es decir, en los condicionamientos que recibe del complejo aparato educativo -familia, escuela, estructura social, mundo del trabajo, etc.- se va reduciendo paulatinamente con el tiempo hasta quedar reducida casi a nada.” (Bertolucci, G., 1975).

Desde 1980 hasta lo 9 de diciembre de 2013, el teatro entra como una práctica educativa, bajo distintas formas, en el sistema escolar. En nuestro país a LOGSE (1990) considera definitivamente el teatro como materia autónoma y como procedimiento didáctico, integrándose en el área artístico en la educación primaria y como materia optativa en secundaria. Sorprenden los cambios importantes en materia de educación artística que introduce la normativa educativa LOMCE: en el ámbito de la educación primaria y secundaria, la expresión artística pierde peso en el currículo. En la LOE, la educación artística era una de las áreas de enseñanza obligatoria, pero en la nueva Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa LOMCE la Educación Artística pasó a ser una materia optativa.

En la ley orgáncia de Modificación de la Loe, (LOMLOE), prevé quitar horas lectivas a la educación artística, de forma que sea una asignatura optativa y llama la atención que en una ley que tiene el espíritu de crear ciudadanos críticos, no tenga espacio la educación artística.

VIGO, 15 DE MAIO DE 2020

En Imaxinatea apostamos por el arte como herramienta para mejorar la vida de las personas.

Soy Antonia Céspedes, gerente de Imaxinatea y mi experiencia se ha forjado a través de la práctica teatral.  

En mi blog, voy a hablar sobre las influencias positivas de la práctica artística en la vida de las personas.

En estos primeros Post, voy a profundizar en la importacia de la práctica y formación teatral en todas las etapas de la vida:

“A través del teatro podemos ver reflejada la vida, las pasiones, los destinos humanos, los aconteceres de una época y las costumbres de las diferentes civilizaciones”.

El Teatro es una herramienta válida en la formación de la conciencia de las personas y de los pueblos. Para eso, en la niñez y en la adolescencia, etapa en la que el ser humano crea su base para lo futuro, las clases de teatro ofrecen recursos muy valiosos y desconocidos y en la etapa adulta ayuda a redescubirse a sí mismo

En mi experiencia personal como animadora teatral en el ámbito de la enseñanza teatral no formal, pude observar como la práctica teatral, tiene la capacidad de transformar a las personas, sin importar la edad.

A lo largo de estos años en mis clases de teatro, comprobé como alumnos y alumnas provenientes de diferentes profesiones, niveles culturales y niveles socio-económicos, encontraban en el teatro una nueva perspectiva de vida, otras vías de comunicación desconocidas hasta ese momento. Observamos, como en algunos casos, la práctica teatral llegó a transformar sus vidas por completo.

“O teatro constitúe dende o inicio dos tempos un espazo máxico no que é posible o encontro, a expresión e a comunicación, pois permite crear unha especie de espazo transicional, onde todo se pode dar, mesmo a aprendizaxe e a terapia. O teatro constitúe un instrumento educativo cunhas potencialidades aínda por explorar, e múltiples informes fundamentan e avalan a súa necesidade; as moi variadas experiencias desenvolvidas en diversos países mostran que tanto a asistencia a espectáculos teatrais como a propia práctica do teatro promoven aprendizaxes que ningunha outra área pode suscitar” (Vieites, 1997).

Voy a iniciar mi blog, con un imprescindible capítulo:

“Historia social del teatro”, seguro que os va a interesar, disfrutad…..

 

En la historia social del teatro, todas las formas teatrales conocidas pueden encontrarse en algún momento de pasado (Berthold, M. 1974). Los orígenes del teatro se remontan al origen de la vida, de la humanidad. Se encuentra teatralidad en la pantomina de la caza de los pueblos del período glaciar, en el chamán por cuya boca habla la voz de dios, en los personajes enmascarados que ahuyentan los demonios, en los actores representando todo tipo de personajes y en las múltiples tendencias del teatro a lo largo de la historia. “El teatro es vida viva”.

 

“Si cautiva, desconcierta o consuela al espectador, si lo alegra, lo confunde o lo ilustra, eso se debe precisamente a su resonancia vital”. ( Bertold, M. 1974, 5)

 

En los pueblos primitivos el teatro aparecía en las fuerzas de la magia, en el conjuro, en la trasmutación, en los rituales vinculados con la caza de los nómadas del Paleolítico, en las danzas de la cosecha y de la fertilidad de los sembradores y agricultores y en los ritos religiosos. Las fuentes prehistóricas, populares y folklóricas y la historia de la religión, hablan sobre danzas culturales y festejos diversos, todos ellos compuestos por elementos teatrales. Pero el teatro evolucionó a la par que las etapas superiores del conocimiento.

En Grecia comienza la historia del teatro europeo. La forma artística dramática griega pervive en la historia.

El origen del teatro se encuentra en la relación de los hombres con sus dioses; en los ritos de los sacrificios, en las danzas, en las fiestas menádicas y bacanales en honra de Dionisio, dios del vino y de la vegetación y de la fuerza vital.

La comedia y la tragedia se desarrollan a partir del culto a Dionisio y este se convirtió en dios del teatro. La política y el teatro iban de la mano. Por ejemplo, se crearon los programas festivos de Panateneas -la glorificación de Palas Atenea, diosa de la ciudad. Desde el siglo VI la. c. se sumaron a ellas las grandes Dionisíacas estatales en honra a Dionisio, con sus representaciones teatrales con varios días de duración. Las fiestas duraban seis días y en ellas se celebraban tres concursos dramáticos a los que se presentaban los grandes autores.

En Grecia, el teatro era a joya mas preciada de la sociedad, de la comunidad. En Roma existía un estado militar. Los mandatarios políticos eran los que determinaban en que lugares los dioses tendrían que recibir el culto supremo.

Júpiter, Juno y Minerva, estaban dedicadas las costumbres religioso-teatrales más primitivas de carácter oficial: los ludi romani, que apuntaban tanto a la glorificación de la floreciente capital, como a la veneración de los dioses. La religión del estado la componían los dioses olímpicos tomados de los griegos con algunos cambios de denominación, pero sin modificación importante de los caracteres.

Las diosas protectoras del teatro eran Talía, musa de la comedia y Euterpe, musa de los coros trágicos y de los tañadores de flauta.

El pueblo romano, ponía el mismo esfuerzo en la organización de las fiestas como en las acciones militares de conquista. El teatro en Roma, se basaba en la consigna de la política que en todas las épocas los gobernantes trataron de imitar: panem et circentes -pan y circo. El teatro romano y el teatro griego tienen muchas cosas en común. Como en Atenas, también se divide en un período de actividad literaria y otro en crear marcos exteriores adecuados. En Roma, concretamente, el período de los siglos III e II nacen -en escenarios improvisados y provisionales de madera- el drama histórico y la comedia, y el período de glorificación arquitectónica de la idea del teatro en los siglos I e II d. c. El anfiteatro se utilizaba para las luchas de gladiadores, de fieras, los combates navales y los espectáculos de artistas de género cómico. Según ( Berthold, M. 1974) “el teatro romano más que lugar de las artes fue negocio del espectáculo”.

El teatro en la Edad Media tiene contradicciones. Habla con Dios y el diablo y provoca e ignora las prohibiciones de la iglesia. Las representaciones en el recinto de las iglesias, constituyeron el punto de partida en la misa de las dos festividades cristianas más importantes, Pascua y Navidad. El altar entonces se transfomaba en escenario. También en esta época las representaciones espirituales se desplazan de los pórticos de las iglesias a los patios de los monasterios y a las plazas de los mercados: a la luz del día, que les daba así colorido y originalidad. Se construían sobre el suelo podios de madera, llevaban imágenes vivientes en las procesiones y en algunos puntos del recorrido se ofrécían representaciones escénicas.

En la Edad Media aparecieron, las corporaciones y los gremios. Se descubre el mimo y la comedia en todas sus variantes: en los carnavales, en las representaciones campesinas, en la farsa y en la sátira, en la alegoría y morales.

En el Renacimiento se produce la liberación del individuo y el despertar de la personalidad. (Berthold, M. 1974). Gremios, corporaciones y gentes, fueron los transmisores de la cultura. Los impulsos teatrales propiciaron el cultivo humanístico y los dramas se popularizaron. La línea divisoria para el “Renacimiento” del teatro, es el año 1486 (Berthold, M. 1974). En esta fecha los humanistas representan en Roma la primera tragedia de Séneca y el Duque de Ferrara, la primera comedia de Plauto. Y en este año también salieron la luz los diez libros sobre la Arquitectura de Vitrubio, que contribuyó a reproducir el escenario y el teatro segun el modelo de la Antigüedad. En el Barroco, el mundo se convierte en escenario, la vida en el teatro ( Berthol, M. 1974). Alegorías y mundanidad llenan los escenarios: Palabras, versos, imágenes, cuadros, fines pedagógicos y empleo de la música. En el Barroco nació la ópera. Su origen estuvo en Italia, traída por el mecenazgo de los Papas, príncipes, reyes y emperadores. Pintores y arquitectos muestran interés por ella y apoiana. El Barroco es un periodo de transformación.

En el siglo XVIIIse  produce una alteración de la orden social y del pensamiento, naciendo un nuevo postulado: el dominio de la razón. En este siglo prevalecen los pensamientos humanitarios, el entusiasmo por la naturaleza, las ideas de tolerancia y las filosofícas. Con la Revolución Francesa, se juntaron todas las grandes emociones del siglo: pueblo, naturaleza, sentimiento, la razón, reclamando derechos humanos y ciudadanos. El teatro en este siglo fue apoyo en esta nueva sociedad convirténdose en cátedra de la moral. En el curso de pocos años, surgieron en toda Europa, teatros de la ópera y de espectáculos, con diferentes clases de localidades con forma de semicírculo o de herradura ante altos y grandes escenarios en forma de concha. El teatro tenía una construcción lujosa y ofrecía un moderado reflejo de la época.

En el siglo XX, apareció Bertolt Brecht, que formuló junto a Piscator las bases del teatro político, épico o dialéctico y dividió al teatro entre uno de énfasis social y un teatro puente entre la cultura clásica de Roma y Grecia, y la moderna que llamó ”teatro aristotélico”.

Brecht tomó una dirección pura. No quería despertar emociones, sino apelar a la razón crítica del espectador. Quería que su teatro proporcionara conocimiento, no experiencias. Brecht veía al hombre, como parte del mundo, con el que es necesario contar y como un instrumento para manipular. Los signos representativos de su teatro son: suplementos textuales que comentan la acción pronunciada por un narrador y subtítulos sobre grandes tablas y proyecciones.
Brecht de su contacto con el arte teatral chino a base de su teatro épico definió el “efecto distanciamiento”: este consistía en la total anulación de los medios de expresión habituales. Se mantenía distancia entre actores y público, anulando la abstracción entre el escenario y el espectador, anulando las emociones y sin sentimentalismo. Su pretensión era despertar la conciencia crítica. Afirma ( Berthol, M. 1974) que las obras de Brecht, no muestran soluciones, sino que desenmascaran situaciones reales.

Espero que os haya gustado este post, que pretende profundizar en el papel del teatro a lo largo de la historia de la humanidad

En mi próximo post, os hablaré de educación y teatro

En la historia de la Educación el teatro fue, la actividad preferida por alumnos de cualquiera medio, nivel o país, desde las Escuelas medievales y renacentistas hasta las instituciones docentes más actuales ( Cutillas S. V. 2005)”.

 

Os dejo además este enlace, que seguro os va a interesar, dado el convulso momento que estamos viviendo…

https://www.emprendedores.es/gestion/a32168312/covid19-como-adaptar-tu-modelo-de-negocio-si-eres-empresa-cultural-innova-institute-lasalleurl/

Nos vemos la semana que viene!!

Teatro y educación

¿Por qué hacer teatro?

El teatro como herramienta pedagógica, el teatro como herramienta de comunicación, el teatro como terapia, el teatro como medio de conciencia social, en cualquiera de sus formas, en cualquiera de sus formas,  hacer ejerce una poderosa fuerza en el proceso de formación de las personas, vinculando su formación con conceptos como, mundo, país, nación sociedad y hombre. Además hace que el alumno/a comprenda lo importante que es el trabajar en equipo y olvidarse de indiviualidades. El teatro en la educación ofrece una herramienta de comunicación con el estudiante, con su entorno social.

Se puede justificar la influencia positiva de la práctica teatral en el proceso educativo a través del desarrollo de los siguientes aspectos (Cutillas, S. V. 2005):

  1. Permite el desarrollo armónico de la personalidad en sus dimensiones: cognitiva, afectiva, psicomotriz, moral y estética.
  2. Facilita la socialización y el trabajo en grupo: la prosocialidad, integración, prevención de la violencia.
  3. Constituye una base para la expresividad: emocional, escrita, oral, corporal, plástica, musical.
  4. Desarrolla la sensibilidad estética: el buen gusto, la afición por el arte.

El teatro a través de su actividad dramática es un medio para que los niños/as y jóvenes, vean la vida de otro modo. La sociedad en la que vivimos hace que las nuevas generaciones, vivan en un estado permanente de ansiedad. Esto tiene que ver mucho, con la cultura del “zapping”, es decir ver mucho pero no analizar nada, siempre pendientes de alcanzar algo nuevo es rápido, con poco esfuerzo. El teatro puede ayudar a relajar este estado de ansiedad, pues ayuda a observar, pensar, analizar los diferentes caminos y posibilidades. “La vida cotidiana está condenada a la miseria sensorial, a la cacofonía industrial, a la sobrecarga publicitaria y, en suma, a la saturación de estímulos insignificantes. En nuestro mundo actual puede decirse que la vulgaridad, lo reiterativo, lo insípido, constituye algo más que un mero accidente. Se trata del rostro «natural» que impregna casi toda la vida.” ( Miravalles, L.,1998). En el juego dramático, el alumno/la explora a través de la expresión corporal (desplazamientos, gestos, movimientos, etc.), expresando diferentes sentimientos y/o ideas, experimentando comportamientos diversos. De esta forma amplian el conocimiento de sí mismos y de los demás: A través de los juegos los alumnos/as dan salida a sus problemas más internos. Estos problemas pueden ser difíciles de expresar para ellos, pero a través del juego dramático todo resulta más fácil. Los problemas de agresividad, de autoestima, de relación con los demás, tanto amigos como familiares, surgen a través del juego. En el desarrollo de la práctica teatral se sumergen en otros personajes con otras emociones y sentimientos y esto hace que analicen y que reflexionen. El teatro puede ayudar en el proceso de maduración. “En el ámbito psicoafectivo, hacer teatro ayuda a la exteriorización de conflictos internos, la desaparición de bloqueos e inhibiciones mentales y físicas y a conseguir equilibrio psicológico.” (Cutillas, S. V. 2005) El teatro no puede ser una práctica individual. Se hace en un contexto social, ante la mirada del otro. La práctica teatral requiere respetar al compañero, estar pendiente para dar una réplica, responder ante las propuestas de los demáis… Por otra parte, las personas que practican teatro suenen necesitar arriesgarse emocionalmente abrirse a nivel creativo ante los compañeros, por lo que el respeto es una condición básica del ambiente de trabajo, se crean unos vínculos especiales entre los participantes que suelen ir más allá de los horarios de práctica. Es por eso que mucha gente que se desplaza a vivir a una nueva población recurre a los grupos de teatro para integrarse en la nueva comunidad.
Según ( Cutillas S. V. 2005), el teatro puede ser útil para exteriorizar instintos belicosos sin causar daño, de la oportunidades de intergrar a los alumnos/las con menos capacidades intelectuales, también atiende las necesidades de alumnos/las con discapacidades. Además no es necesario que todos actúen, hay muchas labores que se pueden hacer en teatro, dramaturgia, escenografía, atrezzo, música…..todo tiene cabida. A veces pasa, que alumnos/as que no llevan bien sus estudios, en las clases de teatro encuentran un espacio donde destacan, donde se desarrollan con facilidad, esto aumenta su autoestima y provoca una mejora en sus resultados académicos Alumnos/as que vienen de situaciones sociales más desfavorecidas, a través del teatro pueden experimentar otras situaciones, lo que les puede ayudar a ver la vida de otro modo. En referencia a integración del alumno/a con discapacidad, las clases de teatro ayudan a que se sienta uno más del grupo. En el trabajo en equipo no hay éxito individual, sino colectivo. Todo el grupo es un equipo y todos llegarán a alcanzar el objetivo, el éxito es de todos y para todos. Además el teatro es un elemento dinamizador para organizar fiestas del curso, semanas culturales, intercambios con otros centros, etc. Por otro lado, en esta sociedad en la que transitamos casi siempre con mucha rapidez, donde estamos sujetos a estímulos constantes a través de la televisión, a través del mundo comercial, se hace necesario un espacio donde pararse a pensar y sentir. El mundo tiende a una especie de insensibilización. Los niños hacen el que ven a su alrededor. Con el teatro se puede construir un espacio para la sensibilidad y para la reflexión. El teatro también ayuda al enriquecimiento de la inteligencia emocional. Además a través de la práctica teatral se pueden trabajar diferentes competencias educativas: “Expresión y creatividad permiten igualmente desarrollar la expresión corporal, la expresión escrita y la expresión oral; sin olvidar el desarrollo de la imaginación, de la espontaneidad, de la comunicación, de la voz, de la improvisación, de la experiencia humana y de otros aspectos.” (Torres,. J., 1997) La comunicación es imprescindible para llevar adelante una práctica teatral. La comunicación entendida en el sentido más amplio de las posibilidades de los seres humanos. Porque es importante la comunicación oral, no solo entre los personajes representados, sino con los compañeros que representan esas otros personajes y el público que pueda presenciar la representación-improvisación-práctica; porque es importante la comunicación emocional, ya que es imprescindible comprender el plano emocional de los personajes y de las situaciones representadas, para poder transmitir el sentido acomodado al que se expresa de forma oral; porque es necesario comprender y dominar la expresión corporal, para transmitir lo que los personajes sienten; porque se puede trabajar (y se trabaja) la creación artística a través de la creación de textos, a través de la música… ampliando la formación artística de los participantes y estimulando su creatividad Por último afirmar que las clases de teatro ayudan a desarrollar la sensibilidad artística, ayuda a valorar el arte en general, desde el momento en que una persona se involucra en un proyecto teatral debe desarrollar su sensibilidad (tanto introspectiva, para adecuar su trabajo interno al resultado que se persigue, como la sensibilidad artística para valorar el resultado y calidad del trabajo que un grupo está poniendo sobre el escenario). A través de la práctica se desarrolla un sentido crítico que permite valorar mejor tanto el trabajo personal cómo lo de los demás, así como apreciar de otra forma espectáculos profesionales de las artes escénicas. Desgraciadamente aún existen muchos padres y madres que ven en las práctica teatral una pérdida de tiempo, o al menos no le dan el mismo interese que la otras materias. A  veces en las colegios se desarrolla en exceso una formación puramente intelectual y académica, olvidando por completo la formación artística. Además la nueva Ley orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE), más conocida como «Ley Celaá» que modifica la LOE aprobada en 2006 y elimina la LOMCE, también fomenta este pensamiento. “Existe, en efecto, originariamente en el hombre una potencialidad creativa que, en el curso de su llamada formación, es decir, en los condicionamientos que recibe del complejo aparato educativo -familia, escuela, estructura social, mundo del trabajo, etc.- se va reduciendo paulatinamente con el tiempo hasta quedar reducida casi a nada.” (Bertolucci, G., 1975).

Desde 1980 hasta lo 9 de diciembre de 2013, el teatro entra como una práctica educativa, bajo distintas formas, en el sistema escolar. En nuestro país a LOGSE (1990) considera definitivamente el teatro como materia autónoma y como procedimiento didáctico, integrándose en el área artístico en la educación primaria y como materia optativa en secundaria. Sorprenden los cambios importantes en materia de educación artística que introduce la normativa educativa LOMCE: en el ámbito de la educación primaria y secundaria, la expresión artística pierde peso en el currículo. En la LOE, la educación artística era una de las áreas de enseñanza obligatoria, pero en la nueva Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa LOMCE la Educación Artística pasó a ser una materia optativa.

En la ley orgáncia de Modificación de la Loe, (LOMLOE), prevé quitar horas lectivas a la educación artística, de forma que sea una asignatura optativa y llama la atención que en una ley que tiene el espíritu de crear ciudadanos críticos, no tenga espacio la educación artística.

En Imaxinatea apostamos por el arte como herramienta para mejorar la vida de las personas.

Soy Antonia Céspedes, gerente de Imaxinatea y mi experiencia se ha forjado a través de la práctica teatral.  

En mi blog, voy a hablar sobre las influencias positivas de la práctica artística en la vida de las personas.

En estos primeros Post, voy a profundizar en la importacia de la práctica y formación teatral en todas las etapas de la vida:

“A través del teatro podemos ver reflejada la vida, las pasiones, los destinos humanos, los aconteceres de una época y las costumbres de las diferentes civilizaciones”.

El Teatro es una herramienta válida en la formación de la conciencia de las personas y de los pueblos. Para eso, en la niñez y en la adolescencia, etapa en la que el ser humano crea su base para lo futuro, las clases de teatro ofrecen recursos muy valiosos y desconocidos y en la etapa adulta ayuda a redescubirse a sí mismo

En mi experiencia personal como animadora teatral en el ámbito de la enseñanza teatral no formal, pude observar como la práctica teatral, tiene la capacidad de transformar a las personas, sin importar la edad.

A lo largo de estos años en mis clases de teatro, comprobé como alumnos y alumnas provenientes de diferentes profesiones, niveles culturales y niveles socio-económicos, encontraban en el teatro una nueva perspectiva de vida, otras vías de comunicación desconocidas hasta ese momento. Observamos, como en algunos casos, la práctica teatral llegó a transformar sus vidas por completo.

“O teatro constitúe dende o inicio dos tempos un espazo máxico no que é posible o encontro, a expresión e a comunicación, pois permite crear unha especie de espazo transicional, onde todo se pode dar, mesmo a aprendizaxe e a terapia. O teatro constitúe un instrumento educativo cunhas potencialidades aínda por explorar, e múltiples informes fundamentan e avalan a súa necesidade; as moi variadas experiencias desenvolvidas en diversos países mostran que tanto a asistencia a espectáculos teatrais como a propia práctica do teatro promoven aprendizaxes que ningunha outra área pode suscitar” (Vieites, 1997).

Voy a iniciar mi blog, con un imprescindible capítulo:

“Historia social del teatro”, seguro que os va a interesar, disfrutad…..

 

En la historia social del teatro, todas las formas teatrales conocidas pueden encontrarse en algún momento de pasado (Berthold, M. 1974). Los orígenes del teatro se remontan al origen de la vida, de la humanidad. Se encuentra teatralidad en la pantomina de la caza de los pueblos del período glaciar, en el chamán por cuya boca habla la voz de dios, en los personajes enmascarados que ahuyentan los demonios, en los actores representando todo tipo de personajes y en las múltiples tendencias del teatro a lo largo de la historia. “El teatro es vida viva”.

 

“Si cautiva, desconcierta o consuela al espectador, si lo alegra, lo confunde o lo ilustra, eso se debe precisamente a su resonancia vital”. ( Bertold, M. 1974, 5)

 

En los pueblos primitivos el teatro aparecía en las fuerzas de la magia, en el conjuro, en la trasmutación, en los rituales vinculados con la caza de los nómadas del Paleolítico, en las danzas de la cosecha y de la fertilidad de los sembradores y agricultores y en los ritos religiosos. Las fuentes prehistóricas, populares y folklóricas y la historia de la religión, hablan sobre danzas culturales y festejos diversos, todos ellos compuestos por elementos teatrales. Pero el teatro evolucionó a la par que las etapas superiores del conocimiento.

En Grecia comienza la historia del teatro europeo. La forma artística dramática griega pervive en la historia.

El origen del teatro se encuentra en la relación de los hombres con sus dioses; en los ritos de los sacrificios, en las danzas, en las fiestas menádicas y bacanales en honra de Dionisio, dios del vino y de la vegetación y de la fuerza vital.

La comedia y la tragedia se desarrollan a partir del culto a Dionisio y este se convirtió en dios del teatro. La política y el teatro iban de la mano. Por ejemplo, se crearon los programas festivos de Panateneas -la glorificación de Palas Atenea, diosa de la ciudad. Desde el siglo VI la. c. se sumaron a ellas las grandes Dionisíacas estatales en honra a Dionisio, con sus representaciones teatrales con varios días de duración. Las fiestas duraban seis días y en ellas se celebraban tres concursos dramáticos a los que se presentaban los grandes autores.

En Grecia, el teatro era a joya mas preciada de la sociedad, de la comunidad. En Roma existía un estado militar. Los mandatarios políticos eran los que determinaban en que lugares los dioses tendrían que recibir el culto supremo.

Júpiter, Juno y Minerva, estaban dedicadas las costumbres religioso-teatrales más primitivas de carácter oficial: los ludi romani, que apuntaban tanto a la glorificación de la floreciente capital, como a la veneración de los dioses. La religión del estado la componían los dioses olímpicos tomados de los griegos con algunos cambios de denominación, pero sin modificación importante de los caracteres.

Las diosas protectoras del teatro eran Talía, musa de la comedia y Euterpe, musa de los coros trágicos y de los tañadores de flauta.

El pueblo romano, ponía el mismo esfuerzo en la organización de las fiestas como en las acciones militares de conquista. El teatro en Roma, se basaba en la consigna de la política que en todas las épocas los gobernantes trataron de imitar: panem et circentes -pan y circo. El teatro romano y el teatro griego tienen muchas cosas en común. Como en Atenas, también se divide en un período de actividad literaria y otro en crear marcos exteriores adecuados. En Roma, concretamente, el período de los siglos III e II nacen -en escenarios improvisados y provisionales de madera- el drama histórico y la comedia, y el período de glorificación arquitectónica de la idea del teatro en los siglos I e II d. c. El anfiteatro se utilizaba para las luchas de gladiadores, de fieras, los combates navales y los espectáculos de artistas de género cómico. Según ( Berthold, M. 1974) “el teatro romano más que lugar de las artes fue negocio del espectáculo”.

El teatro en la Edad Media tiene contradicciones. Habla con Dios y el diablo y provoca e ignora las prohibiciones de la iglesia. Las representaciones en el recinto de las iglesias, constituyeron el punto de partida en la misa de las dos festividades cristianas más importantes, Pascua y Navidad. El altar entonces se transfomaba en escenario. También en esta época las representaciones espirituales se desplazan de los pórticos de las iglesias a los patios de los monasterios y a las plazas de los mercados: a la luz del día, que les daba así colorido y originalidad. Se construían sobre el suelo podios de madera, llevaban imágenes vivientes en las procesiones y en algunos puntos del recorrido se ofrécían representaciones escénicas.

En la Edad Media aparecieron, las corporaciones y los gremios. Se descubre el mimo y la comedia en todas sus variantes: en los carnavales, en las representaciones campesinas, en la farsa y en la sátira, en la alegoría y morales.

En el Renacimiento se produce la liberación del individuo y el despertar de la personalidad. (Berthold, M. 1974). Gremios, corporaciones y gentes, fueron los transmisores de la cultura. Los impulsos teatrales propiciaron el cultivo humanístico y los dramas se popularizaron. La línea divisoria para el “Renacimiento” del teatro, es el año 1486 (Berthold, M. 1974). En esta fecha los humanistas representan en Roma la primera tragedia de Séneca y el Duque de Ferrara, la primera comedia de Plauto. Y en este año también salieron la luz los diez libros sobre la Arquitectura de Vitrubio, que contribuyó a reproducir el escenario y el teatro segun el modelo de la Antigüedad. En el Barroco, el mundo se convierte en escenario, la vida en el teatro ( Berthol, M. 1974). Alegorías y mundanidad llenan los escenarios: Palabras, versos, imágenes, cuadros, fines pedagógicos y empleo de la música. En el Barroco nació la ópera. Su origen estuvo en Italia, traída por el mecenazgo de los Papas, príncipes, reyes y emperadores. Pintores y arquitectos muestran interés por ella y apoiana. El Barroco es un periodo de transformación.

En el siglo XVIIIse  produce una alteración de la orden social y del pensamiento, naciendo un nuevo postulado: el dominio de la razón. En este siglo prevalecen los pensamientos humanitarios, el entusiasmo por la naturaleza, las ideas de tolerancia y las filosofícas. Con la Revolución Francesa, se juntaron todas las grandes emociones del siglo: pueblo, naturaleza, sentimiento, la razón, reclamando derechos humanos y ciudadanos. El teatro en este siglo fue apoyo en esta nueva sociedad convirténdose en cátedra de la moral. En el curso de pocos años, surgieron en toda Europa, teatros de la ópera y de espectáculos, con diferentes clases de localidades con forma de semicírculo o de herradura ante altos y grandes escenarios en forma de concha. El teatro tenía una construcción lujosa y ofrecía un moderado reflejo de la época.

En el siglo XX, apareció Bertolt Brecht, que formuló junto a Piscator las bases del teatro político, épico o dialéctico y dividió al teatro entre uno de énfasis social y un teatro puente entre la cultura clásica de Roma y Grecia, y la moderna que llamó ”teatro aristotélico”.

Brecht tomó una dirección pura. No quería despertar emociones, sino apelar a la razón crítica del espectador. Quería que su teatro proporcionara conocimiento, no experiencias. Brecht veía al hombre, como parte del mundo, con el que es necesario contar y como un instrumento para manipular. Los signos representativos de su teatro son: suplementos textuales que comentan la acción pronunciada por un narrador y subtítulos sobre grandes tablas y proyecciones.
Brecht de su contacto con el arte teatral chino a base de su teatro épico definió el “efecto distanciamiento”: este consistía en la total anulación de los medios de expresión habituales. Se mantenía distancia entre actores y público, anulando la abstracción entre el escenario y el espectador, anulando las emociones y sin sentimentalismo. Su pretensión era despertar la conciencia crítica. Afirma ( Berthol, M. 1974) que las obras de Brecht, no muestran soluciones, sino que desenmascaran situaciones reales.

Espero que os haya gustado este post, que pretende profundizar en el papel del teatro a lo largo de la historia de la humanidad

En mi próximo post, os hablaré de educación y teatro

En la historia de la Educación el teatro fue, la actividad preferida por alumnos de cualquiera medio, nivel o país, desde las Escuelas medievales y renacentistas hasta las instituciones docentes más actuales ( Cutillas S. V. 2005)”.

 

Os dejo además este enlace, que seguro os va a interesar, dado el convulso momento que estamos viviendo…

https://www.emprendedores.es/gestion/a32168312/covid19-como-adaptar-tu-modelo-de-negocio-si-eres-empresa-cultural-innova-institute-lasalleurl/

Nos vemos la semana que viene!!